ACTUALIDAD

VENERABLE Y REAL CONGREGACIÓN DEL DIVINO ESPÍRITU SANTO Y MARÍA SANTÍSIMA DE LOS DOLORES

Fundada en 1673. La agrupación religiosa más antigua de la ciudad es congregación, un título superior al de cofradía. Tiene su sede en la iglesia de San Nicolás. Su imagen mas representativa es la de Ntra. Sra. de los Dolores. Saca en procesión cuatro pasos. Cuenta con más de 600 congregantes. Organiza la procesión del Viernes de Dolores, anterior al Domingo de Ramos, y habitualmente participa en la del Santo Entierro. Hábito penitencial compuesto de sotana negra, capuchón negro y capa roja.

LA VERÓNICA

El paso de San Nicolás está escasamente documentado y puede datar de fines del XIX o principios del XX. Sale dos viernes: con la Dolorosa y en el Santo Entierro.

JESÚS CON LA CRUZ A CUESTAS CAMINO DEL CALVARIO

Este grupo procesional representa a Jesucristo cargando con la cruz con la ayuda de José de Arimatea y bajo la vigilancia de dos soldados romanos. En el conjunto hay tallas de diferente calidad y época, pero la más destacada es la del Nazareno, una figura vestida que fue móvil en aquellos tiempos en que se solían escenificar con movimiento los pasos. La imagen de Jesús, quizás preparada para cambiar de postura y aparecer en escenas de la Pasión cronológicamente posteriores, tiene clavos en las manos, como si ya hubiera pasado por la cruz.

SAN JUAN

El San Juan de la congregación es artísticamente inferior al de la Orden Tercera, pero está considerado una buena talla entre las que del XIX se conservan en la ciudad. De estilo. romántico, sus propietarios, los miembros de la congregación, no conocen el nombre de su autor. Va con la Dolorosa y en el Santo Entierro.

LA VÍRGEN DE LOS DOLORES

Nuestra Señora la Virgen de los Dolores tiene dos versiones. La primera, la encargó la congregación a un tallista romano y en 1674 ya salió en procesión. Era muy pesada, y en 1809 se encargó un rostro y unas manos para componer una Dolorosa de armazón, del mismo porte que la primitiva, para poder intercambiar los ropajes y aderezos entre una y otra. En 1854, esta imagen libró a la ciudad de la peste de cólera. Diez mil personas la siguieron en procesión. En 1872, tuvo manos nuevas y después se le repintó la cara. Recientemente sufrió una nueva restauración que la dejó “excesivamente blanca”. En 1917, las monjas de la Enseñanza traspasaron todo el oro de su manto a un nuevo terciopelo y en 1929, el infante Jaime de Borbón le impuso una corona de oro y platino, con 1.065 brillantes, 82 perlas, 7.033 diamantes, un rubí, un topacio y 50 amatistas.

COFRADÍA DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD Y EL SANTO ENTIERRO

Fundada en 1986. Su sede está en la Iglesia de la Venerable Orden Tercera de San Francisco. Número de cofrades 325. Procesiones: Domingo de Ramos por la tarde, el Ecce Homo- Cautivo; Martes Santo por la noche, La Piedad. Este hermoso paso está asignado al Excmo. Ayuntamiento de A Coruña; Miércoles Santo por la noche, el Santísimo Cristo del Buen Consuelo (Cristo de los cuarenta credos); Jueves Santo por la noche, Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de la Amargura; Viernes Santo por la tarde, Santo Entierro; Sábado Santo por la tarde, Nuestra Señora de la Soledad más conocida como “Os Caladiños”. Hábito penitencial: túnica de color marrón oscuro, capuchón marrón oscuro y capa blanca. Esta cofradía es la más activa y la que custodia las imágenes más importantes.

SANTÍSIMO CRISTO DEL BUEN CONSUELO

El Cristo del Buen Consuelo o de los cuarenta Credos salió por primera vez a la calle el Miércoles Santo del año 2004. De la talla del siglo XVI sólo se conservan el tronco y la cabeza. El crucificado de madera había perdido las extremidades, y en el XVIII se le encargaron unas nuevas, La tradición dice que si se le rezan 40 credos por un agonizante, el tránsito del moribundo será apacible. Para componer el paso se le han añadido tres romanos (muy célebres entre los niños de A Coruña) que se juegan la túnica a los pies de la cruz.

CRISTO YACENTE

El Cristo Yacente, de estilo romántico, es la figura principal del Santo Entierro. Lo talló el coruñés Antonio Vidal, maestro de modelado del Real Consulado de A Coruña en 1860 y a cambio recibió 1.200 reales de vellón. Su urna la fabricó el maestro platero Joaquín de Angueira siguiendo un diseño de Juan Villamil y el propio Vidal. Está considerado, junto con el de Nuestro Padre Jesús Nazareno (talla del siglo XVII de la escuela de Pedro de Mena) el paso más valioso de esta cofradía.

NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD

Esta bella talla italiana de armazón es la titular de la procesión de “Os Caladiños”. Preside el Retablo Mayor de la Iglesia de la Venerable Orden Tercera. Viste un mantón y traje regional, típico de la alta burguesía gallega de fines del XVIII, donado por una devota. La Soledad ya procesionaba por las calle de A Coruña en 1674. Durante la invasión napoleónica, una terciaria franciscana se la llevó a su casa de la calle de Damas. Allí permaneció oculta, emparedada, para que los invasores, según su costumbre, no la decapitaran.

SAN JUAN EVANGELISTA

Imagen, originariamente articulada, en muy buen estado de conservación. El San Juan de la Orden Tercera consta de cabeza, manos y pies unidos por una estructura de madera que se oculta bajo un ropaje sobrio. Data de 1870 y su autor fue Nicolás Capelán, un discípulo aventajado que se formó en la escuela coruñesa del maestro Juan Villamil, diseñador de la urna del Cristo Yacente. Con su mano izquierda señalando al frente, guía, delante de la comitiva fúnebre, la procesión del Santo Entierro.

LA MAGDALENA

Nicolás Capelán la talla en 1870, pero en 1871, Juan de Mourelle la rehace, sobre la misma pieza de madera, la cabeza y las manos. La Orden Tercera no había quedado contenta con la primera versión de la imagen, que conserva una larga melena trigueña donada por una joven coruñesa de aquella época.

LA ORACIÓN EN EL HUERTO

Es la talla menos importante de la cofradía, lo cual no quiere decir que sea mala. Llegó de Olot a principios de siglo XX y su factura es buena. Destacan sus arreglos florales, con un olivo natural (detrás del ángel con el cáliz y la cruz).

NAZARENO

Una joya del siglo XVII. Pertenece a la escuela de Pedro de Mena y su pelo es natural. Fue restaurado por la soriana Carmen Giménez en Arteca, en su taller coruñés. A través de los rayos X se descubrió que los clavos oxidados estaban perjudicando seriamente la madera. Durante el tratamiento, se le sustituyeron y se le eliminaron los repintes que ocultaban su verdadero, expresivo y original rostro. La imagen, vestida de terciopelo morado, porta la cruz a sus espaldas.

LA AMARGURA

Esta talla de finales del XVIII o principios del XIX de autor anónimo. Representa el dolor de María con su corazón traspasado por siete espadas. La vestimenta bordada en oro es de finales del XIX.

EL CAUTIVO (ECCE HOMO)

Obra del imaginero sevillano Guillermo Martínez Salazar. Tallada entera en madera de 1,83 m. de altura, del siglo XX. Su vestimenta está realizada con hilo de oro de encaje de Camariñas.

LA PIEDAD

La talla en madera data del s. XIX es de origen alemán. La policromía es obra del maestro imaginero D. Guillermo Martínez Salazar. Representa a la Virgen María al pie de la Cruz, con el Hijo en su regazo, tras el descendimiento, en actitud de sereno dolor. Hay que destacar en esta cofradía, un Cristo Procesional o CRISTO DE LA AGONÍA (s. XVIII) cuyo autor es el famoso escultor gallego A. Ferreiro.

JESÚS RESUCITADO

Talla contemporánea en madera del imaginero sevillano Guillermo Martínez Salazar, representa a Jesús Resucitado de tamaño natural, aproximadamente de 1,80 metros. La imagen se conserva en la iglesia de la Venerable Orden Tercera.

NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ

Talla de madera del s. XVIII de vestir, atribuida al gallego Ferreiro, con vestimenta de la época de Carlos III, con un rico manto bordado en plata. Fue donada por un General del Cuerpo de Ingenieros a la Venerable Orden Tercera. Paso asignado a la Jefatura de Zona de la Guardia Civil.

Procesión de Jesús Resucitado y Nuestra Señora de la Paz
Organiza: Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad.

Pasos: Jesús Resucitado, Nuestra Señora de la Paz.

COFRADÍA DE LA PASIÓN DEL SEÑOR Y NUESTRA SEÑORA DEL MAYOR DOLOR

Fundada en 1990. Tiene su sede en la Iglesia parroquial de San Jorge. Número de cofrades: 245. Organiza un Vía Crucis público por las calles de la ciudad en la mañana del Viernes Santo y participa en el Santo Entierro. Hábito penitencial: Túnica de raso morado.

CRISTO DE LA AGONÍA

Este Cristo sangrante está en el baptisterio de San Jorge. Es popular en A Coruña porque, aunque su cuerpo es desproporcionado, su cara es dulce representa el momento en el que Jesús ya no tiene fuerzas para luchar con la muerte. Recorre en el Vía Crucis los siete cruceros de la Ciudad Vieja.

ECCE HOMO

Algo posterior al Cristo de la Agonía, fue adquirido por la parroquia a principios del XX en un taller de Olot. Hace pareja con el Cristo Flagelado en el popularmente conocido como Retablo de las Ánimas (aunque su nombre oficial es Retablo del Cristo, porque lo presenta en tres escenas).

CRISTO FLAGELADO

Muy lacerado, este Cristo amarrado a la columna tiene la misma cara que el Ecce Homo y se inclina en la dirección contraria para formar juntos, a ambos lados del altar, un arco. La parroquia adquirió ambas tallas de madera al mismo tiempo. Ninguna ha necesitado restauración.

CALVARIO

Representa a la Virgen y a San Juan los pies de Cristo crucificado. Las imágenes son de escasa calidad y de tamaño pequeño. También fueron compradas en Olot en el siglo XX. Es el paso más pesado de San Jorge, así que los costaleros han sido sustituidos por una carroza.

COFRADÍA DE LA BORRIQUITA

En el año 2003, surge en la Parroquia de la Divina Pastora (PP. Capuchinos) auspiciada por su párroco, una nueva procesión, “La Borriquita”. Con una acogida extraordinaria en las calles de la ciudad, cuenta con numerosos congregantes, la mayoría feligreses que participan activamente en la vida parroquial. El paso procede de los talleres de Olot, representa a Jesús a lomos de la borriquita en su entrada triunfal en Jerusalén. Hábito compuesto por túnica blanca y capa dorada. Sale el Domingo de Ramos a las 11,00 h.

COFRADÍA DE NUESTRA SEÑORA DE LA QUINTA ANGUSTIA

Con este auge de la Semana Santa en nuestra ciudad, parroquias modernas, situadas en los barrios periféricos de la ciudad se animan a crear su propia cofradía. Este es el caso de la Parroquia de Nuestra Señora de Fátima, que comienza a organizar cofradía en verano de 2007 y cuyos estatutos como cofradía de Nuestra Señora de la Quinta Angustia, fueron aprobados por el arzobispado en noviembre de 2007. Al igual que le sucede a la cofradía de La Borriquita, ha tenido una gran acogida entre los feligreses. Su hábito se compone de túnica blanca y capuchón morado. El paso que están confeccionando, consiste en una talla de madera que representa a la Santísima Virgen con los brazos abiertos, extendidos en actitud de acoger al Hijo en sus brazos en el momento que es bajado de la cruz. Existe un proyecto, que puede hacerse realidad muy pronto, que completaría los desfiles procesionales de la Semana Santa coruñesa, la procesión del Domingo de Resurrección, próximo paso en cuyo empeño esta la V.O.T. de San Francisco. Con ella se cerraría lo que litúrgicamente se denomina el Triduo Pascual, es decir: Celebrar la Pasión, la Muerte y la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo en esta ciudad. Entre otras manifestaciones artísticas vinculadas a la Semana Santa, podemos destacar, el Pregón de la Semana Santa, los Encuentros de Música Religiosa, que ya llevan muchos años celebrándose, exposiciones pictóricas representando distintas escenas de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo y como una actividad cultural y religiosa atractiva también está el tradicional recorrido por las distintas Iglesias de la Ciudad Vieja y de la Pescadería, donde encontraremos los distintos exponentes de la arquitectura religiosa pasando del Románico al Barroco, sin olvidar la tradición gastronómica de los Roscones de Pascua. En épocas como la nuestra, en que tanto agrada recuperar la memoria histórica de acontecimientos y tradiciones vividas en otros tiempos no excesivamente lejanos, parece oportuno rememorar las Procesiones de la Semana Santa coruñesa como un testimonio elocuente de la religiosidad popular de nuestra ciudad. Se pretende evocar así la vivencia piadosa de un pueblo y asimismo comprobar cómo algunas de estas procesiones todavía hoy -renovadas y con nuevo impulso- siguen saliendo a nuestras calles; otras se han perdido; otras se han recuperado y otras han surgido en estos últimos años.

A Coruña, 19 de noviembre de 2010
Salvador Joaquín Peña Díaz
Ministro-Presidente de la V.O.T. de San Francisco