HISTORIA DE LA ORDEN

Iglesia Conventual de San Francisco: Iglesia Ojival de transición (S.XIII), antiguamente situada muy cerca de las murallas, fue trasladada al barrio de Sta. Margarita. Esta iglesia y su antiguo Convento desaparecido fueron lugares de gran valor histórico para la ciudad, contando entre sus huéspedes con D. Alfonso XI de Castilla, D. Felipe el Hermoso y su esposa Dña. Juana “la Loca”, el Emperador Carlos I (donde presidió Las Cortes 1520) y D. Felipe II.

Venerable Orden Tercera de San Francisco: Inmediata a este convento de San Francisco, fue construida su fábrica por el maestro de obras de Santiago, Simón Rodríguez, en el año 1743, siendo aparejador sobrestante de esta obra Francisco Regueira de La Coruña.

El Retablo Mayor, Altar Mayor o Retablo del Nazareno, fue construido por el retablista Domingo Antonio de Paredes, que contrató esta obra el 23 de Noviembre de 1777. Este hermoso retablo barroco, con atisbos renacentistas y marcada influencia portuguesa, está labrado en buenas maderas y sobredorado con oro fino, teniendo en particular que sobre la mesa del altar se desarrolla un gran arco abocinado, cuajado de serafines. En la parte superior del retablo, ostenta los escudos del Santo Sepulcro de Jerusalén y otro escudo de la Cruz, la Palma y la Espada. La escultura central de este retablo es la imagen de Ntra. Señora de la Soledad.

Recientemente se han llevado trabajos de restauración que han llevado al descubrimiento en la parte central del retablo, donde se encuentra la imagen de Ntra. Señora de la Soledad, de una zona abovedada de piedra policromada que anteriormente estaba tapiada como las adyacentes.

Orden Franciscana Seglar: También llamada Orden Tercera por haber sido la última de las constituidad por el Santo de Asís, en 1221. A esta orden se pueden unir los fieles católicos que lo deseen, pasando a formar grupos denominados Fraternidades. Una de ellas dirige hoy este Templo, trabajando día a día por un mundo más fraternal y evangélico, promoviendo la justicia, el amor y la paz.